“Más de 45 años llevaba la Iglesia de Oaxaca en manos de obispos mexicanos desde que el último español, Sr. Manuel Isidoro Pérez abandonó estos lares. Cinco prelados gobernaron hasta 1887, tres de ellos nacidos en el mismísimo terruño oaxaqueño. A estos obispos les toca, igual que a la nación, saldar la crisis debida al rompimiento del sistema colonial, sistema que se negaba a fallecer durante gran parte del siglo antepasado, pues bien animadas eran las luchas entre conservadores y liberales. La iglesia había echado su suerte del lado de los primeros desde tiempo atrás, de tal manera que al triunfo de los segundos en la Reforma, sufrió duramente la pérdida de sus privilegios, pero también la nación se dolió del cambio violento; México no volvió a ser el anterior país, se entraba, a una etapa más moderna del ser.”

Descarga el análisis que Manuel Esparza hace la Iglesia de Oaxaca a finales del siglo XIX, en un fragmento de su libro Gillow durante el Porfiriato y la Revolución en Oaxaca (1887-1922), de 1985. Descárgalo aquí: La Iglesia de Oaxaca a finales del siglo XIX

 

Información Relacionada

error: Contenido protegido.